jueves, 12 de diciembre de 2013

ENTREGAME A LA CANA


 
Marcelo Lippi es periodista, locutor, colaborador estrella del portal IgounetNoticias.Com y todos los viernes a las 21hs hace por FM Cristal su programa PROBABLEMENTE SEA YO.
Esta vez publicamos, como adelanto exclusivo, la editorial del viernes 13 de dicembre de 2013.

Su título: Entregame a la cana...

Clásico de fin de año, por los menos del fin de año de 2001, lamentablemente.
 
Caos en las principales ciudades del país.
 
Muertos, que no son responsabilidad de ningún funcionario.
 
Especulaciones.
 
Conspiraciones provenientes de la contra y del mismo seno del poder.
 
Lamentablemente.
 
Allá por 2001, el responsable de toda esta parafernalia y locura fue sindicado como Eduardo Duhalde, quien, días después, sería honrado con la banda presidencial. ¿?
 
Hoy, algunos fósiles siguen especulando con su figura, y otros, más acordes con los tiempos que corren, busca dentro del peronismo al cerebro pensante de semejante barbaridad, como objetivo final de separar al más popular de los partidos políticos.
 
Están errados muchachos. Nada que ver.
 
Si te ponés a analizar un poco, son muchos los responsables que deberían dar la jeta por lo que está pasando en el país, más aún con el tema de los saqueos. ¿No era la Argentina el granero del mundo?. Tenés razón: era. No se puede entender, no tiene explicación (o sí), como las 3 provincias más productivas del país hayan caído en un pozo sin fondo, estando tapadas de deudas, llegando incluso al quiebre fiscal de sus cuentas cuando tienen todo y mucho más para darse el lujo de competir sobre quién es la mejor de todas. ¿Merecen Córdoba, Santa Fe o Bs. As. ser paupérrimamente pobres como son? No. ¿Por qué dependen de la guita del poder central para sobrevivir a duras penas? Porque sus funcionarios se afanan toda la guita posible, contando con la impunidad de los partidos políticos cosa que los convierte en cómplices del choreo. Aportan guita a la coparticipación federal y el gobierno nacional les devuelve monedas (falsas). Pero, como el curro siempre sigue, está todo bien.
 
Hasta que está todo mal.
Hasta ahí, una parte del análisis del problema.
 
Ahora la otra: pensalo de otra manera: ¿quién tiene la fuerza (y las armas) como para dejar indefensa cualquier localidad del país para que los muertos de hambre hicieran su agosto de acuerdo al comentario anterior?.
 
La cana.
 
La Policía.
 
El brazo armado de la Ley.
 
Y fuiste testigo de esto al ver la ¨desaparición¨ de los agentes de las calles para que Córdoba fuera saqueada. Y Mar del Plata. Y Rosario. Y Tucumán. Y Rosario… y siguen las ciudades.
 
Argentina es el país de la ignorancia y la inoperancia. ¿Por qué? Porque los canas tuvieron que salir a las calles a reclamar por sus salarios porque, evidentemente, ninguno de los jefes o superiores de los patas negras, conocía el valor de los sueldos de sus subalternos.
 
¿Puede ser esto posible?
 
Sí.
 
Sin dudas.
 
¿Por qué puede ser posible? Fácil: la cúpula de jerarcas policiales es inútil y sus subalternos directos (los que están un escalón debajo de éstos) son tan inútiles, chupamedias, genuflexos y acomodaticos que aprueban todo lo dicho por la superioridad con el noble fin de ser los próximos ascendidos en la siguiente purga ordenada por el político de turno, sin tener en cuenta su… digamos… prontuario de servicios.
 
Ahora bien, la pregunta sería ¿por qué la superioridad no se interesaba en los sueldos de la soldadesca? Porque sabían (y saben muy bien) que los mismos se alimentan de los curros que tienen, protegiendo a narcos, prostitutas y chorros, actividad que permite el altísimo nivel de vida de cualquier agente recién egresado de la Locacademia de Policía, actividad ésta que llega hasta la cumbre de la superioridad toda, quien hace como perro que volteó la olla, total, con esos ¨trabajitos¨ extra, no joden a nadie (y mucho menos a nosotros, sus jefes).
 
Fijate ahora cómo se complica la cosa: los policías piden aumentos salariales, el poder político, como no tiene las pelotas suficientes como para solucionar el problema, va al pie (como en el truco) y garpa. Garpa sin saber que la misma propuesta de la cana (el aumento salarial) dentro de unos meses, gracias al desgobierno central, va a comerse la guita de ese aumento, con lo cual… se repetirá la historia, y ahora no pedirán 15 lucas, pedirán 25 y así sucesivamente.
 
La respuesta a esto es simple, si se quiere aplicar: entregame a la cana.
 
Nada más.
 
Entregame la cana para que sea investigada (como dicen todos los funcionarios) hasta sus últimas consecuencias y amparame ante la Ley para que los que no sirvan sean despedidos de la misma, dejando únicamente a los que sí sintieran vocación de servicio, sin tener que recibir por esa acción, ni amenazas ni atentados provenientes de la mano de obra desocupada.
 
Entregame a la cana.
 
Y le vamos a dar instrucción, sueldo, obra social y todo lo que necesiten para hacer bien su trabajo. Al costo económico que sea.
 
Entregame a la cana y dejame profesionalizarlos como corresponde, dándole cursos y, principalmente, obligándolos a quemar cartuchos 3 veces por semana.
 
Entregame a la cana y haremos que vuelva a ser el famoso vigilante barriga picante que no se enojaba con nosotros, pero al que respetábamos casi más que a la vieja.
 
Pero tranquilos muchachos… nada de esto va a suceder porque no existe el más mínimo interés político en hacerlo. Y no pretendo grandes gestas patrióticas como la de cruzar los Andes en una camilla para liberar a Chile o a Perú. Tampoco quiero que siendo abogado nombren a alguien General para librar batallas que desconocía.
 
Sólo pretendo hechos, no palabras. No me sirve recordar las palabras de Barrionuevo al decir que dejando de robar por 2 años la cosa se arreglaba.
 
Así no se arregla nada. Se arregla con compromiso. Y con pelotas bien puestas.
 
Y eso, lamento decirte, va a suceder cuando dejemos de lado todo interés personal para formar una República.
 
Reconozcámoslo de una buena vez: somos un país tercermundista con veleidades de gran nación.
No somos nadie, porque hace muchísimos años (más de los que tiene la democracia), hemos dejado de ser siquiera un país.
 
Somos un rejunte de poligrillos tratando de sobrevivir y no merecemos llamarnos NACIÓN ARGENTINA.
 
¿Sabés por qué? Porque estamos como en el chiste… con la mierda hasta la nariz.
 
Sólo falta que venga el Diablo y ordene: ¡Se acabó el recreo… arrodillarse!
 
por Marcelo Lippi para
IgounetNoticias2.Com
copyrigth 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario