domingo, 1 de junio de 2014

BOUDOU, UN VICEPRESIDENTE CORRUPTO QUE SIRVE PARA TODO Y NO SIRVE PARA NADA


                                                     por Osvaldo Igounet

   El juez Lijo llamó a indagatoria al vicepresidente Amado Boudou y se desató la fiesta de todos aquellos que quieren verlo caer dentro y fuera del kirchnerismo. Hay enconados opositores que festejan, encumbrados funcionarios que sonríen satisfechos sin que los vea Cristina y una gran cantidad de periodistas y medios que también se suman a la celebración. Hay una suerte de gran fanfarria nacional celebrando el deseado e ¿inminente? sepelio político de Boudou. Y por un lado está muy bien que así sea, dado que el vice es un funcionario en extremo corrupto, que debería ser destituido, enjuiciado, condenado, puesto entre rejas y además se le deberían confiscar todos sus bienes mal habidos al igual que a tantos otros funcionarios), pero aclarado este punto es bueno que antes de festejar analicemos bien la situación, no sea cosa que -como siempre- el árbol nos tape el bosque.


                                       Ella lo eligió porque son "parecidos"...

  Antes que nada debemos recordar que la indagatoria a Boudou no le llega por su condición de corrupto y sospechado, sino por ser un impune descuidado al momento de realizar sus fechorías, su desventaja judicial no nace en cuestiones legales o éticas sino en ser un "animalito salvaje" suelto en una cristalería por sus toscas formas de dedicarse a robar. Si hubiese prestado atención a los detalles, si hubiera sido menos impaciente o prepotente o soberbio o cauteloso ahora estaría en una posición totalmente distinta a la que esta ahora, o sea la misma posición que tiene, desde lo judicial, buena parte del gobierno. Porque no debemos olvidar que el vicepresidente es sólo un corrupto más entre la larga lista de funcionarios corruptos de esta administración, empezando por la propia presidenta Cristina Kirchner.

   Entonces lo primero que el árbol no debe tapar es al bosque de corruptos. El festín que medios, periodistas y opositores se están haciendo con el llamado a indagatoria de Boudou no debe hacernos olvidar que este es el gobierno, quizás, más corrupto de los últimos 30 años y que el vice es sólo uno más de esa caterva de delincuentes. Ni Cristina es una abogada exitosa que puede justificar su fortuna en supuestos juicios ganados, así como De Vido, Echegaray, Recalde, Zannini, Baez, Jaime y tantos no son exitosos en nada que no sea robarle desde el estado la plata al pueblo o malgastarla o lucrar traficando influencias; no son gente exitosa de verdad, son personas rapaces que se adueñan de los dineros públicos. Que el caso Ciccone-Boudou no nos haga olvidar esto.


     Otra batalla que Cristina no debería ganar, es una trampa en la que opositores y periodistas NO dejan de caer, que es tomar como cierto que la presidenta es más que eso. Veamos, Boudou con todos sus defectos y limitaciones es el vicepresidente del país, no un ministro, secretario de estado o presidente de alguna empresa estatal y eso significa que al ser electo por el pueblo su cargo y función son inamovibles e independientes de la voluntad presidencial. Cristina puede despedir o pedirle la renuncia a un Alak, a un Julián Alvarez, a un Mariano Recalde o cualquier otro funcionario sin votos, nombrado por ella, pero diputados, senadores, intendentes, gobernadores y claro el vicepresidente quedan fuera de su órbita de influencia legal, ella no puede echarlos, despedirlos o renunciarlos a su simple antojo. Por eso cada vez que un periodista u opositor dice o escribe cosas como: "cuando despedirá Cristina a Boudou" o "la permanencia del vice en el gobierno depende de Cristina" o "Cristina debe sacarse a Boudou de encima"; pasan varias cosas: a) se informa lo que no es cierto, b) se confunde a público y c) se deja entrver que el mensaje de Cristina, ese que dice que ella gobierna casi como una reina y no como una presidenta republicana, es real y peor aún que tiene razón en hacerlo. Sin darse cuenta se termina atentando contra las instituciones democráticas y se le dá la razón al estilo imperial de gobierno de la presidenta. Sería bueno que el fragor de la actualidad no logre que gente inteligente y republicana termine actuando como estúpidos y autoritarios, que ya con Maduro y compañia tenemos suficiente.

    Boudou debería ir preso y debería dejar de ser el vice, pero no porque Cristina lo ordena, sino porque cuando corresponda se le hace el juicio político, se reúnen las mayorías necesarias, se le quitan los fueros, se lo destituye y queda entonces a disposición de la justicia. Y en todo este proceso legal y democrático a nadie de bien debería importarle lo que quiera, ordene o convenga a la presidenta.

Osvaldo Igounet
IGOUNETNOTICIAS
copyrigth 2014


  


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario