miércoles, 18 de diciembre de 2013

UN PAÍS ¿NATURAL?


   Se me ocurren dos sencillas formas de ser un país "natural" y en las dos no me siento nada cómodo y creo que Uds, amables lectores, tampoco. La primera forma que se me ocurre de ser natural es la que proviene del simple determinismo, una idea que plasmada se vería más o menos así:

Los argentinos somos naturalmente incorregibles y así nos va.
Los argentinos, como sociedad organizada, hacemos las cosas mal pero con naturalidad y así estamos.
Los argentinos votamos mal y naturalmente los gobiernos nos maltratan.

Y así podríamos enumerar decenas de determinantes por el estilo.



La segunda forma de ser un país natural se desprende de la anterior y atañe a los gobiernos que supimos conseguir y a nuestra relación con ellos, una relación enfermiza que "naturalmente" no se basa en la confianza y casi siempre termina mal. Veamos estos ejemplos:

El maravilloso Menem del 94 que tantas compras a crédito nos permitió hacer, ganó su reelección en el 95 con el afamado voto cuota. Claro, para cuando terminamos de pagar la licuadora, el efecto Tequila primero y las sucesivas crisis después; nos dejaron naturalmente en la calle. Para ese momento Menem era el diablo y nadie lo había votado.

Con el tiempo llegó De la Rúa y la Alianza y naturalmente le ganaron al menemismo en retirada, todos confiaban en la indudable capacidad del otrora "chupete" radical. Pero cuando la bomba menemista le explotó en la cara, todos perdimos nuestros ahorros (naturalmente) en el corralito. Pero no hubo sorpresas ya que todos sabíamos desde siempre que De la Rúa no sabía gobernar...

Ahora la carga se invierte y es el gobierno el que naturalmente hace y deshace sin miramientos y carente de toda lógica o vergüenza, ý así suceden cosas como esta:

--- La sustitución de importaciones es ensalsada como la meta soñada, hacemos en el país lo que antes importábamos. Claro el 80% de las piezas son extranjeras y cerrada la exportación por Moreno, la industrialización sufre. Como es natural.
--- El consumo interno crece día a día, hay más trabajo y las empresas venden más. Prueba de ello es la enorme cantidad de aires acondicionados vendidos. El gobierno muestra vanidoso lo bien que administra al país. Pero después llega el verano y si prendés un AA sos como mínimo un destituyente saboteador.
--- Los caos de cortes de luz se intentarán organizar o programar para que todos sepan a que atenerse, tal como se hacía hace 30 años. Eso sí, según De Vido, naturalmente los cortes programados no existen, si hay cortes preventivos, ¿preventivos de qué?, a no ser que me corten la luz para no tener que cortarme la luz????...
--- Como es natural, en el país que mejor política energética tuvo esta década, falta el petróleo, la energía, la luz, el gas y todo se importa cuando antes se producía.

Y también acá podríamos dar muchos ejemplos más aunque no hace falta, supongo.

Somos un país naturalmente despelotado y mal administrado, por lo que es natural también que el caos permanente sea nuestra opción de vida más afianzada. Eso sí, las tradiciones no las perdemos, el entuerto mayúsculo de todos los fines de año lo mantenemos a como de lugar. Naturalmente.

Osvaldo Igounet
Igounet Noticias by Blogger
copyrigth 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario